Portada » Conociendo a la parrilla: Pablo Burguera

Conociendo a la parrilla: Pablo Burguera

  • por

Esta primera temporada de la Copa Cooper nos encontramos en el box de la escudería E2P Racing a una de las duplas más fuertes de la temporada: la formada por Tony Albacete y Pablo Burguera. Y esta pareja no sólo demuestra su fortaleza en pista debido al gran talento de Albacete, seguramente heredado de su padre y su abuelo, sino que Pablo ya fue capaz de demostrar en la primera ronda que pese a ser un rookie, con calma y buen hacer, alguien que hace poco nunca había competido en un circuito, se puede llevar una carrera con más de 35 pilotos compitiendo por ella.

Pablo, es un piloto novel de 50 años, aunque es español y de ello le dota en la pista su licencia, vive en Inglaterra desde hace muchos años dedicándose al mundo de la industria, estando también metido en temas de energías renovables. Dice estar medio jubilado, y que ello le permite esta temporada competir en las carreras con el visto bueno de sus cuatro hijos y su mujer.

Él es otro de los casos de la Cooper, que demuestra que nunca es tarde para hacer lo que siempre has soñado (en este caso ser piloto de carreras) y su talento demostrado en estas primeras carreras le permite además, ser uno de los pilotos que optan al título y el favorito para llevarse el Trofeo Sergio Tobar, tras lograr tres podios de cuatro carreras disputadas.

“Desde pequeño me han gustado mucho los coches pero nunca había competido antes, había ido al karting, pero nada serio y con afición desde pequeño. Durante el confinamiento del año pasado, decidí empezar a hacer lo que me apetecía y a través de un amigo contacté con Javier Morcillo y la Escuela de Pilotos y aquí estoy.”

Gracias a los “track days” uno puede confirmar o no en un instante si realmente le gustaría experimentar ser piloto o no, y aunque al final no te acabes lanzando a una carrera real, en un track day, uno siempre puede ponerse el mono de competición y quitarse el mono de lograr la máxima velocidad en un automóvil de forma segura dentro de un circuito de carreras. La suerte de Pablo en este caso fue no sólo contar con Tony como instructor, sino que también juega una pieza fundamental en esta temporada al ser su compañero al volante en los findes de semana de carreras.

“He estado en dos track days con la escuela, luego he estado como parte del equipo he estado en varios días de test, concretamente en Barcelona y Navarra, y poco a poco fui siguiendo los pasos y consejos que me marcaban Javier con Albacete para seguir evolucionando. A mi Tony me ayuda muchísimo con todos los inputs que me va dando, es como un lazarillo, sin él yo iría mal, no mejoraría.”

Pese a que su familia se encuentra lejos, y más en el contexto de la pandemia no siendo fácil el desplazamiento entre países, el paddock de la Copa quiere ser una familia y así lo va descubriendo también poco a poco Pablo.

“Normalmente vendré solo porque mi familia está en Inglaterra, aunque espero que en el futuro me acompañen mis hijos. A la primera carrera me acompañó un íntimo amigo mío porque tenía tiempo y es buena gente. No conocía a nadie más antes de Navarra, pero he conocido a los Gruau, a Cintrano y a todo el equipo de Rafa Muncharaz y la sensación es como si los conociera de toda la vida.”

Con la posibilidad de proclamarse vencedor de ambas clasificaciones donde tras la segunda ronda va liderando (compartiendo la primera plaza ahora mismo con Tony Albacete, Álvaro Vela y Ángel Rodríguez), sin duda y independientemente del resultado final, la copa Cooper va a ser uno de los mejores recuerdos y experiencias de su vida, y más cuando, recordemos, aún se encuentra en plena época de aprendizaje.

“Lo que me apetece aquí es aprender, poco a poco, año a año, siguiendo las instrucciones y los tiempos que me van marcando y luego, el tiempo dirá si me quedo en la Copa Cooper por más años o me voy a otro lado.”