Portada » Conociendo a la parrilla: Óscar y Jonathan Gómez

Conociendo a la parrilla: Óscar y Jonathan Gómez

  • por

Óscar y Jonathan son dos hermanos apasionados del motor que esta temporada comparten un coche de la Escuela Vasca de Conducción, de la cual son propietarios. Óscar lleva corriendo 25 años, y su hermano que es 5 años menor que él, algunos menos. Siempre con los medios justos para dedicar su tiempo libre a lo que más aman, son el mejor ejemplo que tenemos en nuestra copa de que con esfuerzo y pasión se puede lograr ser piloto de automovilismo de categorías nacionales. Estos vascos se han mostrado como una de las parejas más regulares del campeonato y, a pesar de una desafortunada primera ronda en el Circuito de Navarra, han logrado llegar a la última cita con posibilidades de llevarse el campeonato general.

Óscar empezó su trayectoria en 1994 en el karting, donde permaneció hasta principios de los años 2000 compitiendo en campeonatos regionales y nacionales. Posteriormente se pasó a la copa Hyundai para realizar en ella sus primeras carreras dentro del mundo de los turismos. En esta remarcable categoría pilotaría varios años, de donde destaca un 7º puesto en la general del campeonato Getz en 2007, curiosamente justo por detrás de Álvaro Vela, otro pilotazo de la Copa Cooper. En 2008 fue Jonathan quien quedaba en la 7ª plaza de la general, con Óscar 8º.

En 2009 saltan al CER donde corrieron juntos, quedando terceros en la clase D1 en esa temporada. En 2010 quedarían 9º y 10º en la Copa Peugeot, siendo terceros en 2011 de la categoría al integrarse dentro del CER. En 2017 Jonathan vence en el Trofeo 325 Emotions dentro de la Copa de España de Legends, en 2018 queda 4º en la Copa Aygo de Rallyes y en 2019 3º, ambos con Aitor Cortázar como compañero. Ese mismo año se proclamaría campeón de la Copa RACVN de Tierra también junto a Cortázar. El año siguiente sería Óscar quien la ganaría junto a Mireia Saizar.

Mientras lo que más echa de menos Óscar de todo lo que ha pilotado hasta ahora sea el SEAT León Supercopa con el que participó en el CER, a Jonathan lo que más le gusta es pilotar en los rallyes.

“En circuitos hemos corrido muchos años, pero yo echo de menos los rallyes porque es otra filosofía. También influye más la conducción del piloto que la del coche. Estuve dos años haciendo el nacional de tierra y me encantó, echo de menos los rallyes.”

La Copa Cooper, con Lurauto, ha traído de nuevo a la escena nacional de circuitos a numerosos pilotos vascos de automovilismo, que andaban en su mayoría lejos de los trazados, al preferir normalmente la mayoría de ellos pilotar en rallyes o en montaña.

“Hasta que no hemos tenido el circuito de Navarra, que tenemos relativamente cerca, nunca hemos tenido circuito de coches, así que la gente siempre ha tirado más por la montaña o por los rallyes y yo creo que es por eso. Cabe recordar también que en la época de los años 90 había bastantes pilotos vascos en circuito, como Pablo Irizar, Eduardo de Aysa, Alfredo Mostajo, Antonio Aristi, los Goiburu… había gran cantera de pilotos y algunos muy buenos.”

EVC-Arabacars ha compartido garaje en todas las rondas (donde han coincidido) con la Escudería Jaizkibel que integran los pilotos Mario Morales y Tomás Vázquez, unos nuevos amigos que ha creado la copa en su paddock.

“La escudería Jaizkibel iba a parte, pero como son vascos y nos conocimos en la primera carrera al coincidir en el box, empezamos a ir juntos porque nos empezamos a seguir mutuamente. Normalmente venimos siempre con amigos a las carreras ya que todos los amigos son personal del equipo: uno se ocupa de la pizarra, otro se ocupa de reglar el coche… y si viene algún familiar suele ser en Navarra que está más cerca.”

En algunas ocasiones los hermanos han pilotado juntos, pero en otras no. Esta primera temporada la han hecho juntos, pero han contado con otro piloto en el box al que ayudar con su amplia experiencia.

“No nos importaría compartir coche con otro piloto que sea más lento o tenga menos experiencia para intentar enseñarle. Julián Oláiz por ejemplo, tenía experiencia en rallyes de regularidad, pero en circuitos empezó en la copa de clásicos y ahí nos conocimos y le ayudábamos en lo que podíamos. Le hemos ido formando y en la Copa Cooper siempre que salíamos a entrenar él nos seguía para guiarle un poco en el circuito, le enseñábamos las marchas, los reglajes del coche, las trazadas, le asesorábamos en todo.

Pese al buen rendimiento demostrado esta temporada, el año que viene aún no tienen decido si repetirán, y es que al ser uno de los equipos más modestos del campeonato, es posible que no sigan de no encontrar un patrocinador o los recursos necesarios para ello.

“De momento cuando acabe Jerez tenemos que hablarlo, pero si no hay el año que viene ayudas económicas en tema de primas de salida, premios y eso, en principio venderemos el coche. Si nos apoya alguna marca o algún piloto que quiere que vayamos con él para hacer un poco de coach, pues estaremos encantados, pero lo que es mi hermano y yo asumiendo los gastos de nuevo, no creo que lo sigamos haciendo. Tiraremos por otra cosa, no sabemos qué, pero a otra cosa.”

Uno de sus posibles futuros destinos quizá sea internacional, y es que a los dos hermanos les haría especial ilusión poder correr en el Nordschleife. Precisamente otro piloto de la Cooper, Axel Redondo, se está preparando esta temporada en nuestra copa para ir a correr allí dentro de uno de sus proyectos internacionales relacionados con el circuito alemán.

“Correr en Nürburgring sería un sueño, al final es verdad que fuera de la península nunca hemos salido a correr. Hemos salido a Portugal y en Francia sólo hemos hecho entrenos, pero a Nürburgring sería una pasada. Para cualquier piloto de circuitos creo que es un sueño.”

En memoria de Jokin Astarloa Zárraga (1998-2017)